¿Se Justifica el Puente?

Francisco Pardo Tellez

El colapso del puente peatonal que pretendía unir el sector occidental del Cantón Norte en Bogotá es una triste noticia para la ingeniería colombiana. Quisiera reflexionar sobre si realmente se justificaba construir este puente y sobre si es conveniente volver a reconstruirlo.

Triste noticia para la Ingeniería colombiana ha sido el colapso del puente peatonal que pretendía unir, sobre los 600 nuevos metros de la carrera 11, el sector occidental del Cantón Norte en Bogotá. No se tiene aún suficiente información sobre las causas de este insuceso y menos sobre las responsabilidades, pero quisiera reflexionar un poco sobre si realmente se justificaba construir este puente y sobre si es conveniente volver a reconstruirlo.

ANTECEDENTES

No puedo afirmar, pero parece que para más o menos 1936, en épocas del gobierno de Lopez Pumarejo, existió un Plan Estratégico para la Defensa de Bogotá y se localizaron en las vías de acceso de la entonces incipiente metrópoli las diferentes Escuelas de Armas con el doble fin de proteger a la ciudad de un ataque de una fuerza externa y mantenerlas aisladas y distanciadas para evitar alguna sublevación y golpe de estado. Por esa razón al sur en el camino a Usme se encuentra la Escuela de Artillería, al norte la de Caballería e Infantería, al occidente la Escuela Militar y Escuela de Policía en Muzú y en el Cantón Occidental de Puente Aranda. Así mismo, para complementar las posiciones estratégicas extramuros, se localizaron los centros penitenciarios Picota, Modelo y Buen Pastor.

Como se ve en la vieja foto aérea del Cantón Norte muy difícilmente se podía imaginar entonces el desarrollo acelerado de la ciudad y la forma como envolvería a estas instalaciones militares, hasta restarles su condición estratégica y capacidad operativa. Este desarrollo urbano que termina por abrazar y cercar las instalaciones militares genera alta vulnerabilidad a las mismas guarniciones y se convierte en una latente amenaza para la población civil que las rodea. Esto ha quedado demostrado desde la explosión de siete camiones cargados con dinamita en Cali el 7 agosto de 1956, que dejó más 1.300 muertos y 4.000 heridos y la destrucción total de 8 manzanas incluidas las instalaciones del Batallón Codazzi, la Policía Militar y la Tercera Brigada o la más reciente explosión del armerillo del Batallón Bomboná, rodeado por el barrio Buenos Aires en Medellín el 29 de Diciembre de 2007.

Hace rato y en el caso concreto del Cantón Norte de Usaquén el Ejercito Nacional y/o el Ministerio de Defensa han adelantado distintos estudios para la reubicación de varias de sus instalaciones en áreas rurales cercanas a Bogotá y la mejor utilización de sus terrenos fraccionados por distintas dependencias que han venido apropiándose de espacios y construyendo sus edificaciones sin que exista aparentemente un plan de desarrollo interno adecuado y permanente, razón por la cual hoy coexisten con la Escuela Superior de Guerra las instalaciones de la Universidad Militar Nueva Granada, el Colegio Patria, la Catedral Castrense, el Teatro Patria y diversas viviendas fiscales, incluido un hotel para los suboficiales que adelantan cursos en Bogotá. Esta mezcla de usos genera sobre las vías circundantes, en particular sobre las vías arterias de acceso, un impacto fuerte en la movilidad y estratégicamente la vulnerabilidad de poderse bloquear fácilmente como lo afirmé alguna vez en gentil polémica urbana-militar, para el disgusto del General Valencia Tovar, al decir que “era fácil coparlas con una cauchera..!”.

DETERMINANTES

Si se mira con una óptica más amplia el entorno inmediato del Cantón Norte y se tienen en cuenta las expectativas determinadas por el Plan Parcial del Pedregal, la continuación de la carrera 11, su cambio a doble sentido desde la calle 82 hacia el norte, la alternativa de ser parte de las líneas del Metro y la urgencia a corto plazo de resolver adecuadamente con pasos a desnivel las 5 intersecciones arteriales inmediatas(1), se percibe que las oportunidades de valorización del barrio Francisco Miranda y del costado oriental de la Av. 9ª favorecerían una renovación urbana que complementaria el concepto de la Centralidad Usaquén Santa Bárbara.

PROPUESTA

Dentro de esta visión, la idea del Ejercito Nacional y/o Ministerio de Defensa de conservar para usos castrenses la franja occidental y además conectarla mediante el hoy desplomado puente peatonal es absurda hablando urbanísticamente.

El costado oriental ocupado parcialmente por la Universidad Nueva Granada, ya tiene amplias y modernas instalaciones en Cajicá, Cundinamarca, por lo tanto podría reasignársele otros usos a sus construcciones en el lote. En el costado occidental de la carrera 11 están las instalaciones del Colegio Patria, susceptibles de una mejor localización y un Batallón de Policía Militar que era el que justificaba el puente caído, que puede reubicarse dentro del costado oriental, incluso en las instalaciones de Caballería, dentro de un Plan de Desarrollo y Ordenamiento del Cantón.Todo esto permitiría que esa franja occidental haga parte de los procesos de renovación urbana de la Av. 9ª y la Cra 11: ganaría así el Cantón y ganaría la ciudad.

En espera de un nuevo POT se podría conservar el uso institucional castrense y se podrían -si se quiere- desarrollar viviendas para militares activos como se hizo ya en la calle 106, o incluso entregar los terrenos a los Fondos de Vivienda Militar para desarrollar un conjunto similar al Rafael Núñez o podrían desenglobarse para destinarlos a usos mixtos de vivienda, comercio y oficinas con una mayor rentabilidad que la que puede significar la reconstrucción del abatido puente y conservación de los usos.

Creo, como lo expresaba Konrad Brunner, que es la oportunidad de “pensar en grande”, de importarnos más el futuro de la ciudad y dejarnos llevar por egoísmos y caprichos de unos pocos olvidando el bien común.

//////////

(1) Calle 100 x Cra 7ª, Cll 100 x Cra 11, Calle 106 x Cra 7ª, Calle 106 x Cra 11 y Cll 106 x Av. 9ª o NQS

+ Información: 
Francisco Pardo Téllez

Comentarios

Enviar un comentario nuevo

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.
Este es un espacio para la opinión y crítica constructiva. Serán eliminados aquellos comentarios que se perciben como ofensivos, que no tienen relación con el contenido a comentar o que tienen índole puramente comercial.
Al enviar éste formulario, usted acepta la política de privacidad de Mollom.